22 noviembre 2010

Spam (casi) delictivo

Estos días he recibido de un contacto al que estoy pensando seriamente eliminar, un spam que roza o traspasa, no lo se muy bien, lo delictivo.

Ya le pueden crear pérdidas millonarias a las empresas que esto del correo basura nunca me ha importado. Utilizo Gmail, que no deja pasar ni uno, y la porquería la recibo en Hotmail, que a fin de cuentas es un correo basura. Tampoco me ocupa demasiado eliminar los anuncios de Viagra o los Power Points con fotos del último rincón maravilloso del mundo; en definitiva, me es absolutamente indiferente.

Pero en este caso, la utilización de un niño enfermo no se sabe muy bien con que fin, traspasa los límites de mi indiferencia y supongo que la de casi cualquiera. Responsabilizo a Hotmail que no es capaz ni siquiera de diseñar un sistema eficaz de bloqueo de Spam y que se lava las manos con este tipo de asuntos como si el canal de comunicación no tuviera culpa de nada.

Pero sobre todo culpo a la tonta que me lo ha enviado, y al tonto o la tonta que se lo ha enviado a ella y a los miles o millones de tontos y tontas en todo el mundo que creen que si reenvían un mail, su empresa de correo destinará 30 céntimos de euro a salvar la vida de un niño moribundo.

¡Imbéciles!


----------------------------------

Si eliminas éste mensaje, honestamente no tienes corazón ...

Hola, soy madre de familia, tengo 29 años de edad. Dios me bendijo con una niña. Mi hija se llama Rachel y ella tiene
10 meses de edad. A los
pocos días de nacida, los médicos le doagnosticaron cáncer en su cerebro. Sólo hay
una manera de mant
enerla con vida ... Operararla..... Infelizmente, mi esposo y yo no tenemos el
dinero suficiente para ello
y por eso solicitamos que nos ayuden.... Pasando este email a todas las personas que
puedan.... Cada persona que abre este correo electrónico y pasan al menos a tres personas, recibiremos 32 centavos de
dólar .. Por favor, ayúdenos. Sinceramente....






05 septiembre 2010

El diálogo, la única solución

El problema de ETA es que más tarde o más temprano ha manipulado su propio discurso. Su palabra ya no vale nada y ese ha sido probablemente su mayor error. Recordaba el Ministro Rubalcaba en una entrevista, los tiempos ahora lejanos donde ETA mataba pero no mentía, cuando los diferentes gobiernos, todos sin excepción, mantenían contactos y relación de "confianza" con los emisarios de la banda. Pero llegó un día donde las treguas, los ceses de la violencia y los alto el fuego siempre derivaban en más muertos con nuevas armas, y ahora que empujado por la circunstancias ETA necesita decir la verdad, es muy complicado creerles.
El proceso de paz será una prueba de madurez democrática para los españoles y a juzgar por las primeras reacciones ante el anuncio de ETA, las espectativas no son muy buenas. La paz siempre es difícil y durante el camino que será largo, el Estado y la democracia tendrán que hacer concesiones, aunque ceder ante los enemigos no sea plato de buen gusto para nadie. El patriotismo barato y el recuento de víctimas no logran la paz, como tampoco una política de buenos y malos y un estatuto de vencedores y de vencidos al que el PP y la AVT no están dispuestos a renunciar. La manipulación partidista de las víctimas y el intento de convertir a los familiares de los muertos en actores políticos, no son más que piedras en un camino que para recorrerlo será necesario dejar a un lado el dolor.

Ahora que la izquierda abertzale ha convertido su voz en propia, que por primera vez apuesta con determinación por las vías exclusivamente políticas, la negociación es una acto de responsabilidad que aunque impopular, el gobierno tendrá que asumir presumiblemente en solitario. A estas alturas pedirle sentido de estado a Mariano Rajoy es desayunar la pera del olmo, más aún cuando acabar con ETA es una prioridad para los conservadores, siempre y cuando sean ellos los que hagan el anuncio en la escalera de la Moncloa.

La policía y las rejas pueden acabar con ETA, pero en la cárcel no caben los 200.000 simpatizantes de la izquierda abertzale ni el sentimiento radical vasco, más antiguo y maduro que nuestra democracia, que con ETA o sin ella siempre tendrá tiempo para empuñar el arma y que sólo se apagará cuando los dos lados del conflicto sean capaces de sentarse a dialogar con las manos encima de la mesa.

27 agosto 2010

Feliz regreso

Se va marchando agosto y ya huele a rutina. En la playa se apura hasta el último rayo de sol, como si no quedaran veranos para seguir incubando el melanoma. Los guiris vuelven a casa con resaca, a retomar el civismo y la seriedad europea que tres meses al año estravían en España entre fiesta y vomitona. Las viviendas vacacionales que destruyen la costa se quedan vacías y los chiringuitos echan el cierre con la esperanza de que este no sea el último año que ensucian los arenales. Los controladores aéreos no harán huelga, el carnet por puntos salva vidas y la mayoría traemos de vuelta las cervezas y el helado con la promesa de quemarlos en el gimnasio. El capital sabe que de lo poco que permite ahorrar no queda nada y toca puntualmente diana. Los lacayos vuelven al tajo para ensuciarse otros once meses con la esperanza de tener el año que viene quince días libres para lavarse las vergüenzas. El calor se despide a lo grande y pronto los hombres volverán a mirarlas a los ojos. David Civera regresa a su vida de hermitaño turolense y los blogs con demasiado ego a rezumar arrogancia. El país recuerda de nuevo que arrastra cuatro millones de parados y el populacho que Belén Esteban continua siendo su princesa. Hoy he escuchado a Mariano Rajoy solicitar la comparecencia de algún ministro y a Zapatero planeando su próximo viaje a ese país maravilloso que dice presidir. Esperanza Aguirre desempolva el monopoli y los políticos "se suben" a La Noria. Y mi madre ha anunciado sin previo aviso con la cuchara sopera en la mano que "este será el último gazpacho". Ya huelo a pechuga de pollo y a macarrones con tomate. Las maletas están preparadas y los besos saben a despedida. Feliz regreso.

01 agosto 2010

Mujeres Ricas



Vivimos en crisis aunque no todos se hayan dado cuenta. Hay unos pocos privilegiados que siguen haciendo acopio de riqueza. Esos mismos que van a galas benéficas, organizadas en restaurantes de lujo y disfrazados de dinero en tela, con la última mierda en la mano para que otros ricos jueguen a las subastas en pos de los más necesitados. Algo así como comerse las gambas y regalar las cabezas.

Decía Wyoming con la maldad habitual, que los ricos son el referente de la clase media y sus vidas las que todos desean. Como uno se excita más cuanto menos sexo tiene, los ricos se han puesto en el escaparate a enseñar las vergüenzas y sorprendentemente nos hemos quedado mirando. La causa de esta crisis es precisamente la obscenidad de esos pocos que se reparten la riqueza de todos y cuya desvergüenza ahora les permite dejarnos girar la cabeza para que veamos en imagen digital y con sonido envolvente como nos dan por culo. Pero el capitalismo ha podrido tanto al ser humano que en lugar de matar al violador, miramos fijamente con la esperanza de algún día estar al otro lado.

La riqueza garantiza el control de la las opiniones, y los poderosos han implantado un pensamiento único que les mantiene indemnes; lo suficientemente lejos para que nadie les pueda tocar y lo suficientemente cerca para que todos les puedan desear. Para la mayoría salir de la crisis es revivir ahogado por una hipoteca, con un sueldo mísero y unas condiciones laborales cada vez más precarias, pero al fin y al cabo ese es el punto de partida del sueño capitalista que les han prometido y que con casi todo seguridad nunca alcanzarán. Una casa de mil metros cuadrados con muebles blancos, un divorcio prematuro con buena pensión y un marido que deja un bonito cadáver y una mejor herencia. Un perro en el jardín y un par de niños rubios y políglotas. Una vida de muchos continentes y poco contenido.

El capitalismo es como la religión; un modelo que se ha demostrado a sí mismo fracasado, pero que subsiste gracias al aborregamiento de las masas y un paraíso prometido a donde ni siquiera llega Dios. Las mujeres ricas se ponen en el escaparate porque en tiempos de crisis los sueños son más fuertes y se llama con Iphone.

29 julio 2010

La vieja Cataluña

Lejos quedan ya los años donde el Madrid cañí y provinciano miraba con envidia los aires vanguardistas de una Bercelona que paseaba modernidad y transgresión por Europa. Lejos quedan los días oscuros donde intelectuales de todo el país viajaban a Barcelona en busca de una ciudad colorida que parecía ir siempre por delante del resto. Pero los aires de cambio empezaron a brotar en la vieja capital y en pocos años Madrid, se afanó en limpiarse la cara hasta transformarse en una de las ciudades más activas del continente. Aunque la lógica dice que el ascenso de A no conlleva necesariamente el descenso de B, ahora las provincias se han mudado a Bercelona y a su cara, antes brillante y estilizada, le han empezado a salir arrugas.
Como la vieja gruñona que protesta por el pañal mojado, ha sido el Constitucional mearse en el Estatut y darse cuenta la señora del maltratao a los toros, unos trotes que a su edad, salvo que se llamen correbous y con acento catalán, ya no son aconsejables. Como la vieja que no recuerda su juventud, se olvida el Parlament de Cataluña que las corridas de toros son una tradición ancestral que no entiende de regiones ni naciones, y el arte en el albero lo ha sido siempre aquí i també allá. Los movimientos nacionalistas e independentistas, tan lícitos como antaño lo era la tauromaquia, ya tienen réplica para el batacazo estatutario y anque como dijo Puigcercós, "Cataluña es hoy una sociedad mejor", la buena tierra prometida de los que quieren ser parte y no todo, ya tiene a sus propios exiliados desfilando por la frontera. Un paso importante para cualquier nación.

26 julio 2010

Hasta siempre Raúl



A no ser que algún bajito culé diga lo contrario, hoy se marcha de casa el mejor futbolista español que jamás se haya visto por estos lares. Y aunque los Xavi e Iniesta se empeñen en rechistar, para los que empezamos a ver fútbol con el 7, aunque sea blanco y no nos agraden los tonos claros, Raúl siempre hablará más alto. Para el papel quedarán los títulos, los partidos jugados, los ganados y también los perdidos y para el recuerdo la imagen de un hombre que superó el plano deportivo hasta convertirse en un ídolo social, siempre ejemplarizante para los niños que jugábamos a ser como él. A pesar de no desfallecer nunca, de pelear como el día que Valdano le hizo debutar todavía imberbe, el tiempo que no perdona ni a los más fuertes, le negó la gloria con la selección al más rojo de todos y le condenó a ver el fútbol desde el banquillo. Raúl es un pedazo más de la historia del Real Madrid y aunque otros hubieran dado un golpe en la mesa reclamando autoridad, él, sabedor de que la historia no se compone de un solo trozo, siguió ejerciendo de capitán en silencio aunque algunos se empeñaban en mandarle a la reserva. Lo más fácil hubiera sido retirarse en el Madrid, disfrutando de su condición de venerado, pero como Raúl es toro y no vaca sagrada, se marcha renunciando a un descanso merecido para volver a ser un novato de 33 años. Las piernas son más viejas pero el espíritu perdura y como los grandes no necesitan suerte, simplemente, hasta siempre Raúl.

21 julio 2010

La gloria del ladrón



Comentaba Jesús Vázquez, todavía con la mitad del país cachondo, su deseo de que Interviú, después de estrenarse, continuara alternando teta con pectoral en la portada. O el presentador se explicó mal o el semanario amarillista debe pensar que la teta mejor joven y firme y el pectoral no tanto. Con la líbido todavía en auge y esperando la próxima descarga de testosterona musculada, la revista le ha pegado una patada en los genitales al lector, cuando estaba a punto de meterla. Lo que no haría ni un grupo de sesenteras ebrias en una despedida de soltera, lo ha hecho Interviú y ha sacado los billetes a cambio de que Julián Muñoz, aka cachuli y ladrón de prometedora carrera, sacara la picha. Aunque en su atrevimiento de enseñar está mi derecho de criticar, ya que no puedo asegurar que a su edad mi desnudo vaya ser mucho mejor, voy a ahorrarme los símiles de mustio y me centro mejor en el como.

Si Julián Muñoz se declaró insolvente para devolver lo robado, ¿cómo es posible que pueda costearse en Formentera un tostado al sol en yate?. Si hablar de estética resulta difícil con semejante panorama, hablemos de la ética de contemplar al ladrón viviendo la dolce vita mientras la mitad del país pierde su casa por ser honrado. Hablemos de la responsabilidad de los medios de comunicación y de la pérdida de sus funciones. ¿Cómo hemos pasado del formar e informar, al objetivo único de un entretenimiento ni ético ni estético? Desde el momento en que Hearst hizo de la prensa un negocio muy lucrativo, los ciudadanos estamos huérfanos del derecho fundamental de unos medios de comunicación responsables que en lugar de apostar por la formación, lo hacen por la empresa sin importar a quien hacen ricos, siempre y cuando ellos lo sean aún más. Pero si el emisor y el receptor son culpables, el interlocutor que permite la comunicación entre ambos lo es aún más. El negocio no existe sin clientes y ahí estamos nosotros, impasibles, retozando en un enorme contenedor de vísceras, haciéndonos cómplices de la vanagloria de los sin vergüenzas de plató, a los que convertimos en referente. Al fin y al cabo ya es por todos conocidos en este país eso del si fuera yo también lo haría.

19 julio 2010

Un año después

Hace algo más de un año, un semejante de los que ahorcaban en los árboles del gran Estado de Mississippi llegó a la Casa Blanca y no para limpiarles las botas a ningún vaquero loco.
El mundo celebró el advenimiento de Obama y como fui uno de los que se apuntó a la religión, ahora que ya ha soplado las velas de prórroga, toca pedirle cuentas al mesías.
A los racistas les deben quedar pocos argumentos (si alguna vez tuvieron alguno) porque el político negro ha resultado ser igual que el político blanco y cuando el país abrió las piernas, la metió hasta el fondo y allí dejó abandonadas las promesas de cambio.

Tal y como dijo, Obama retirará las tropas de Irak a finales de agosto, pero tal y como prometió y de momento no ha cumplido, la situación en el país lejos de mejorar, sigue chorreando sangre por la boca. Tal y como dijo, Obama le ha plantado cara a la mafia sanitaria y liberal, consiguiendo cobertura médica para 36 millones de ciudadanos que hasta entonces morían en las puertas de los hospitales, pero tal y como prometió y no ha cumplido, los 15 millones de inmigrantes que trabajan en el país sin permiso de residencia, seguirán muriendo porque la vida para ellos es demasiado cara. Tal y como dijo, Obama ha impulsado la diplomacia por encima de los balas del vaquero loco, suavizando el tono del discurso con los países árabes, pero tal y como prometió y no ha cumplido, lejos de internacionalizar el diálogo más allá de los turbantes, ha seguido disparando las balas en América Latina, implantando cinco bases militares en la frontera amiga de Colombia, rememorando así el viejo estilo de los Somoza, los Allende y los Baptista. Tal y como dijo, Obama prohibió la tortura por decreto y anunció el cierre del campo de concentración de Guantánamo, pero tal y como prometió y hasta la fecha no ha cumplido, la lucha contra el fantasma terrorista sigue amparando la violación de los derechos humanos en los vuelos de la CIA y las cárceles secretas que la agencia tiene repartidas por todo el territorio amigo. Guantánamo aún sigue operativo y su hermético funcionamiento no augura nada bueno. Obama prometió cambio y apenas ha girado un poco la cabeza. En un mundo instantáneo como este, el Presidente va perdiendo brillo al minuto que pasa y muchos son ya los que han abandonado la religión pegando un portazo.
Yo todavía seguiré aquí, esperando al prometido, sentado en la última fila más cerca de la puerta que del atar, al lado de unos viejos amargados que llevan 2012 años esperando a que aparezca el suyo.

29 junio 2010

Imagine




Imagine vivir en un país donde la justicia social fuera ley. Un lugar donde aquellos que trabajan por el bien comunitario fueran respaldados por las instituciones públicas, aunque estas no recibieran retribución a cambio. Imagínelo y ahora recuerde que vive usted en España, esa que llaman del bienestar y que se sustenta con cuatro ladrillos mal puestos pero muy bien pagados. Como en este país el estar bien depende del número de zanjas que colapsen la ciudad, va a tener razón el alcalde y de Madrid al cielo y con tráfico denso. El modelo faraónico que le ha valido tres mayorías absolutas, ha entregado el poder local a Caja Madrid y el resto de las instituciones bancarias. No en vano son los mecenas que hacen viable la funcionalidad de un ayuntamiento endeudado hasta las cejas de Gallardón.
Quizás porque no entran dentro del cuerpo electoral o quizás por plantear un modelo diferente al establecido, el colectivo del Patio Maravillas se han convertido en los mayores enemigos de la democracia en Madrid. Por el legítimo derecho de ocupar lo inocupado, por rehabilitar uno de esos edificios abandonados que favorecen la especulación y transformarlo en un centro social, por organizar talleres didácticos gratuitos y por orientar a decenas de inmigrantes sin recursos, el Patio Maravillas fue desalojado porra en mano y sus representantes perseguidos por una justicia que no tiene nada de social. Imagine que vive usted en un país civilizado y a continuación abre los ojos, mire a su alrededor y empiece a contar ladrillos.

15 junio 2010

Llegados

De Paraguay llegó un día la señora que cuida de tu madre porque tienes cosas mejores que hacer. De Rumanía llegó un día el chico que pone alquitrán en las autopistas que el Ministro Blanco inaugura orgulloso ante la prensa. Y con él también vino su mujer, que se ensucia con las babas de otros por 20 euros el servicio.
De un pequeño pueblo de Etiopía llegó un día a la España prometida, el hombre que recoge las fresas en los invernaderos de El Ejido porque a los españolitos les duele mucho la espalda. Y con un visado de turista llegó un día para quedarse la mujer que 4 años después parió a su primer hijo español. Y España le quería tanto que un día se lo devolvió en una caja de pino, con una medalla al "honor" de morir por su patria, aunque nunca la sintiera del todo suya. La señora que limpia la casa, el obrero polaco de bajo coste y la chica que por 600 euros al mes pasa doce horas al día sirviendo hamburguesas. Y los anuncios humanos de venta de oro que el Ayuntamiento de Madrid prohibió por parecerles poco dignos, también llegaron un día a España con el legítimo derecho de progresar que a todo ser humano se le debiera permitir. Este es un país intolerante que se pinta la cara cuando el bolsillo le permite explotar a los que vienen de fuera, atraídos por una bonanza de la que difícilmente formarán parte. La España racista del "me están quitando el trabajo", pretende esconder los prejuicios hacia un color, unas ideas o unas costumbres que como ajenas, en lugar de complementarias, son percibidas como invasoras, porque así es más fácil echarle la culpa cuando se necesita alguien a quien culpar. La inmigración no es más que la respuesta a una demanda del mercado, por incompareciencia de los nacionales, poco dispuestos a trabajar según en que condiciones. Culpar al que viene de perder su integridad en un puesto de trabajo poco íntegro, es la forma que tienen algunos de descagar la frustración personal contra el blanco más fácil de todos.
Este país olvida y el nivel de desmemoria histórica rebosa, su pasado emigrante , de exiliado por fuerza mayor y de culpable de todo. Y es que los hombres, racistas de condición, a la hora de ser cabrones, paradójicamente, son todos iguales.

31 mayo 2010

Los intocables



Desde que los aliados entraran en Berlín allá por 1945 y el mundo descubriera los horrores del nazismo, los Estados, que no hicieron nada a pesar de las advertencias, han cargado con una especie de deuda moral que convierte a Israel en intocalable, haga lo que haga y con quien lo haga. Ya cuando llegó el momento de darles un estado, poco importó que la tierra estuviera ocupada. Ver a los supervivientes del holocausto pululando por Europa como Juan Sin Patria era inaceptable y si para ello había que derramar sangre, esta vez sería árabe. Hasta cuatro veces más ha crecido desde entonces la superficie del país, gracias a las ocupaciones ilegales del territorio y por encima de millones de palestinos asesinados, con el consentimiento de las grandes potencias occidentales, que prefieren mirar para otro lado por miedo a la acusación de antisemitismo. Precisamente, el odio milenario al pueblo judió que todavía hoy enferma la mente de algunos, se ha convertido en el escudo que permite a Israel violar el derecho internacional y romper los acuerdos de paz que firma sonriente ante las cámaras, para después manchar de sangre. Lo último ha sido el ataque indiscriminado contra un grupo de cooperantes; lo penúltimo, la invasióin de Gaza en 2009, donde aproximadamente 1400 palestinos inocentes fueron asesinados.

Israel se siente tan intocable que ha matado a nueve cooperantes pacíficos y desarmados en agus internacionales y sus vidas apenas valen una condena verbal con el verbo bajo. En la fragata iban tres activistas españoles que afortunadamente han conseguido salir ilesos, y aunque la responsabilidad del Gobierno español es evidente, los antecedentes hacen pensar que las explicaciones del embajador en Madrid serán más que suficientes.
La actitud beligarante y el estado de sitio que Israel mantiene en la franja de Gaza desde hace décadas, es el caldo de cultivo idóneo que engrosa cada día las filas de Hamás de decenas de jóvenes con ganas de alcanzar el paraíso prometido y dejar de una vez vez el infierno. Mientras que Israel destruye, Hamas construye hospitales, colegios y casas, proporciona alimentos y dinero y sobre todo, la esparanza del cambio. Si en lugar de invertir en muerte, Israel utilizara su poderío económico en mejorar las condiciones de vida en la Franja y favorecer la reconciliacióne entre los dos pueblos, los palestinos ya no tendrían objetivo por el que inmolarse.

El papel moderador de EE.UU, que se autoproclamó único y legítimo, lejos de favorecer la pacificación del conflicto, ha contribuido a su endurecimiento, trabajando activamente en favor de una de las partes y financiando su política del terror contra la otra.

Un conflicto tan enraizado como este, donde se ha peleado con espadas y también con armas de destrucción masiva, no necesita de la hipocresía imperialista para ser resuelto. En esta zona del planeta, desde que el mundo es mundo, las religiones se han matado en nombre de los dioses y aunque en el horizonte todavía no se ve esperanza, quizás algún día judíos y palestinos sean capaces de mirar más allá de las ataduras de las sagradas escrituras y encontrar al fin la paz.

28 mayo 2010

¡A jugar!

Hoy es el Día Mundial del Juego. Según los expertos, jugar es una actividad indispensable para el desarrollo de cualquier niño, pero eso desgraciadamente no lo convierte en un derecho. En muchos lugares del mundo, millones de niños sólo tienen la alternativa de jugar a ser mayores.


Una niña jugando a ser mamá en las calles de Brasil






Un niño jugando a ser minero en Colombia





Una niña jugando a los médicos en Haití





Un niño jugando a los granjeros en Nairobi








Un niño jugando a ser refugiado en Camboya







Un niño jugando a la guerra en Uganda




Unos niños jugando a ser basureros en Filipinas

25 mayo 2010

Adiós Mufasa.



El 5 de junio de 2005, un domingo de resaca en un mugriento piso de estudiantes de un pueblo de Madrid, vi, sin demasiadas espectativas, el primer capítulo de Lost (nada de Perdidos). Afortunadamante, TVE maltrató desde el principio el formato, y digo afortunadamente porque aquello me obligó a la versión original subtitulada y me alejó para siempre del esperpéntico doblaje. Cuatro años, once meses y diecinueve días después, en un piso de soltero medianamente decente de Gijón, he visto el último capítulo de lo que es a partir de ahora historia de la televisión y de la buena. Lost ha sido durante todo este tiempo un elemento más en mi vida, seguramente banal, pero tan importante como para dedicarle cada semana 45 minutos de una vida en un mundo que no para.

No me acuerdo del humo negro ni tampoco de Jacob y ni siquiera de la isla. Recuerdo a Jack y a Kate y la cara de Jack cuando vió a a Kate con Sawyer. Y a Hugo besando a Pam. Cuando jugaron al golf y se olvidaron por un instante de todo. Y a Charlie despidiendose de Claire antes de morir por ella. Me acuerdo de Lock gritando, "no me digas lo que no puedo hacer" y a Desmond corriendo por la isla. A Sawyer intentando salvar a Julliet antes de que la bomba me hiciera gritarte "noooooooo" a la televisión. Y a Jim aprendiendo a hablar inglés y a Sun buscándole sin descanso.
Uno de mis personajes favoritas era Eko y de él casi nadie se acuerda. Sayid ha torturado buscado y amado a la misma mujer y también me acuerdo de ella, Nadia.
Ahora que todo ha terminado, recuerdo a los amigos con los que he disfrutado de cada capítulo, siempre en compáñia. Todas las semanas que creíamos haber resuelto el misterio y los maratones de ocho horas repasando capítulos anteriores. Y recuerdo aquella vez que gritamos como gorilas en celo cuando Sawyer por fin le quitó la camiseta a Kate en la jaula.
Cuando tenía siete años fui con mis padres al cine a ver el Rey León y al finalizar había vivido uno de los momentos más dolorosos de mi vida. Hace tan sólo unas horas que he terminado de ver Lost y ni siquiera me acuerdo del final, porque las lágrimas me han empañado los ojos al ver de nuevo morir a Mufasa.

13 mayo 2010

Las ratas del exilio



No se pueden quejar las ratas del trato recibido en democracia. Mientras que en otros lares se optó por erradicar la plaga y ya no tienen de que preocuparse, en España, 35 años después de la muerte de la rata más grande de todas, sus crías siguen mordisqueando el estado de derecho como antaño, al más puro estilo franquista. En el empeño de mirar hacia otro lado, se nos ha olvidado tirar la basura y la mierda ya sube por las paredes y empieza a amenazar el techo. Ahora, además, con la ayuda de un sistema todavía en blanco y negro, y la connivencia de un grupo de jueces revanchistas, las ratas han salido de las cloacas para mandar al exilio al único juez que en tres décadas de democracia ha tenido las agallas de mentarles al papá. Garzón se marcha allí donde le quieren, donde la justicia no contempla leyes de amnistía, ni los crímenes se perdonan por el "bien general". Y con él se va una parte de nuestro rédito democrático, que tanto esfuerzo ha llevado conseguir. Paradójicamente el día que se muere Antonio Ozores, renace la España de metro sesenta que se queda embobada mirando a las suecas en la playa.

Al menos, en el horizonte del exilio queda la justicia internacional, que le ha tendido la mano al juez que les dio renombre con el caso Pinochet, y la posibilidad de ocupar dentro de unos meses la Fiscalía General de La Haya. Desde allí, puede que algún día vuelve a verse las caras con el franquismo y para entonces las ratas ya no podrán seguir mordiendo.

05 mayo 2010

Mudando la piel



Aquellos que se niegan a evolucionar siempre encuentran en la tradición el motivo para no hacerlo. Pero la mayoría hemos sido capaces de amoldar nuestros hábitos y costumbres sociales al tiempo en que vivimos y a la sociedad que decidimos ser cada día. Así, muchas de los festejos que hace años eran tradiciones inamovibles, o bien han desaparecido con los años o han evolucionado hacia formas aceptadas por la mayoría. Sin embargo hay algunas que por su especial significado soportan las embestidas de los años. Para algunos son parte inexorable de nuestra identidad como pueblo y para otros un vestigio desagradable del pasado que convendría extingir. En pocas ocasiones he sido incapaz de posicionarme claramente en un lado del debate y esta es una de ellas.
Respiro tranquilo al ver a José Tomás saliendo del hospital después de arrimarse demasiado al toro. No es la primera vez que le ha visto los pelos a la muerte, pero ha vuelto a burlarla y ahora tiene otro recuerdo del que presumir grabado a fuego en la piel. Las cornadas si no matan alimentan las ganas del torero de regresar a la arena y yo mientras tanto, cuento los días para volver a contemplar su capote dibujar al toro en el albero. En las fincas de Extremadura o Andalucía espera paciente disfrutando de su condición de venerado, el próximo toro que le citará de nuevo con la muerte.
Me estremezco ante una espada atravesando la piel. Y no me vengan con eso de que no siente, porque el dolor de la carne atravesada es universal y no entiende de especies. Aparto la mirada cuando el matador apura su trabajo con el estoque y la sangre mana a chorros por la boca del animal. No logro entender esa extraña celebración de la muerte que culmina con el matador eufórico portando los miembros amputados del animal, mientras que los ojos morbosos del mira, impasible ante el dolor, aplaude eufórico el asesinato pensando ya en el siguiente.

En el coso hay placer y dolor, arte y muerte y también respeto y vulneración. Tradición y aberración, pañuelos blancos en las gradas y abucheos fuera de ella. La piel de toro continúa siendo para algunos la suya propia, pero cada vez son más los que desean arrancársela hartos de la sangre y el olor a muerte.
La prohibición de las corridas de toros que ha encontrado en el Parlamento de Cataluña un punto de partida, seguro nos convertirá en una sociedad mejor, pero y con todas las contradicciones expuestas, no será con mi apoyo.

19 abril 2010

Lennon y Citröen



Pongo la tele y ahí que veo a John Lennon mirando fijamente a cámara y divagando sobre la vida. Me quedo embobado con ese magnetismo tan especial que treinta años después de su muerte sigue cautivando a millones de jóvenes en todo el mundo y espero con emoción la siguiente palabra. De repente, como una bofetada en la cara, un coche francés asesina mi pupila mientras descubro que todo es un burdo engaño publicitario. Efectivamente aquel tipo de aura especial es John Lennon y aquellas sus palabras, pero la multinacional Citröen ha profanado su recuerdo sin pedir permiso a los que le recuerdan, con la intención de vender un coche. Aquellos que se apoderan y distorsionan la imagen de personalidades históricas para agrandarse el bolsillo, deberían saber que Lennon o Marilyn Monroe son parte del recuerdo colectivo de toda una cultura, más alla de las fronteresa, y que su profanación es un ataque imperdonable a nuestra memoria.
Ya sabía que aquellos tiempos de encierros en cama quedaban lejos. Los años pesan y los ideales no dan dinero, pero si Yoko Ono ha tolerado esto, entiendo perfectamente que Paul McCarteny estuviera deseando pegarle una patada en el culo. Y ojalá lo hubiera hecho.


15 abril 2010

Que bueno que viniste



A 10.000 kilómetros de aquí, al otro lado del mundo, los verdugos que un día mataron en nombre de una patria secuestrada, pueden cruzarse de bruces con un destino más justo que la placided del hogar. Allá, donde conocen bien los horrores del totalitarismo, los familiares de los represaliados por Franco, incansables luchadores de la memoria, van a presentar de nuevo batalla en un país donde la justicia si está dispuesta a ser justa. En Argentina se abre una nueva esperanza para el futuro de una España incapaz de afrontar su pasado más oscuro, y a la que ahora, otros, impartiendo lecciones de democracia que ya debieran estar aprendidas, van a sacar los colores con el mundo entero como testigo. En España, cuarenta años después de la muerte de Franco, sigue vigente una ley contraria a los principios de la justicia que apelando a un supuesto bienestar general, aministió los crímenes contra la humanidad y a sus responsables, dejando sin atender el dolor de las victimas. Desde que este país presume de democracia, los familiares de los que perdieron la guerra y la vida por defenderla, han sido tachados de revenchistas en su búsqueda de consuelo, aunque la venganza nuncha haya estado entre sus motivaciones y a pesar de llevar más de cuatro décadas olvidando. Cuando las asociaciones de memoria histórica desentierran a sus muertos, son acusadas de reabrir las heridas de la guerra, a buen seguro por los que nunca han tenido herida alguna que cerrar.
En la desolación de sobrevivir en un sistema que Franco dejó atado y bien atado, cabe también la esperanza de comprobar como el brazo alzado del fascismo no puede tapar la boca a la verdad más allá del Oceáno Atlántico. Y aunque a veces la chica guapa se fue con él, Argentina, que bueno que viniste.


Foto: Darío Rivas, representante de la Asociación de la Recuperación de la Memoria Histórica junto con la presidente de las Madres de Plaza de Mayo. últimahora.com

11 abril 2010

El silencio de Bárcenas



Lo más importante para Al Capone era su fortuna. Por ella mataba y por ella estaba dispuesta a morir. En la estación de tren, cuando tuvo que elegir entre el carrito o el contable del mafioso, Elliot Ness comprendió la importancia del dinero y después salvó al bebé.

Viendo la facha de Carlos Fabra, los aires de Don Vito de Correa y el aspecto siciliano de Valencia, el apoyo de Rajoy a Bárcenas es el siguiente paso que cualquier familia hubiera dado en una situación parecida, más aún cuando Rajoy, a diferencia de Capone, no puede derramar sangre. Luis Bárcenas ha sido el máximo responsable económico del Partido Popular durante un perído donde la corrupción y el saqueo se instalaraon en el partido y a pesar de ello las cuentas, las que el hacía, seguían cuadrando sin mayor problema. Por todo se ha convertido en un personaje incómodo pero también imprescindible, de cuyo silencio depende el futuo político de Mariano Rajoy.
Al Capone ordenó asesinar a cientos de personas y se enriqueció gracias a la prostitución, la extorsión y el tráfico de drogas, pero sólo las cuentas, las que hacía su tesorero, le llevaron a prisión.

08 abril 2010

Democracia valenciana



Al mismo tiempo que la plana mayor del Partido Popular anda rasgándose las vestiduras pidiendo libertad en Cuba, sus alcaldes con porra policial en mano masacran indiscriminadamente a quienes no cumplen con la voluntad especulativa del ladrillo. Esto, la democracia a base de palos pero con derecho a voto, es lo que Rita Barberá quiere implantar en Valencia y si para ello tiene que pasar por encima de unos cuantos ciudadanos, así sea, que para algo la democracia parió a los antidisturbios. Lástima no tener parientes adinerados en Miami, ni madres vestidas de blanco, porque si El Cabanyal fuera territorio cubano, la brutalidad policial que están sufriendo los vecinos sería condenada desde Génova hasta Estrasburgo. Pero la represión forma parte de la democracia y su uso siempre se justifica como necesario. Los disidentes son valencianos y su dictadura popular, de Gürtel y de premio de F1. De rico por accidente. Pero en Valencia en lugar de uniforme revolucionario, los dictadores visten trajes italianos y además comulgan con el pensamiento único.

Como a rey muerto rey puesto, ahora que Correa ha perdido la corona, queda aún por conocer la geta del nuevo mafioso de medio pelo engominado que le compra los bolsos a Rita Barberá. Un personaje que previsiblemente dentro de quince años purgará las penas desde prisión, pero que ahora cuenta los billetes por fardos con el dinero de la especulación de El Cabanyal.

Foto: Público.es

05 abril 2010

¡Compra tonto!

Ayúdenme a empujar que el mundo se ha parado. No es que Belén Esteban se vuelva a divorciar o a casar, lo que sucede, la razón de porque ayer la pelota dejó de girar se llama Ipad y es el nuevo imán para tontos compulsivos de Apple. Ayer en EE.UU a nadie le importaba que Obama se haya transformado en el demonio, según la FOX, porque puntuales al amanecer miles de tiendas de todo el país ponían a la venta el nuevo juguetito del mesías Jobs, una especie de Iphone gigante. Poco importa que casi todos los medios especializados hayan suspendido el nuevo regalo divino, o su desproporcionado coste superior a los 600 euros, porque cuando el mono llama ahí que van miles de yonkis del consumismo en busca de su dosis. Un hombre se fuma un porro y le llaman drogadicto, el mismo hombre espera dos noches a la interperie para gastarse la mitad de su sueldo en un anuncio de televisión y es un hombre libre. Así funciona el capitalismo. Enciende la televisión y ahí esta la manzana, lee el perídico y ahí está la manzana, escucha la radio y ahí está la manzana, sal a la calle y ahí también está la manzana. Como la propaganda fascista. Una mentira repetida mil veces se convierte en una gran verdad.
En el mundo neoliberal que ayer dejó de girar, tú eres libre para comprar lo que Él te diga. Y a los que resisten en la pequeña Galia roja, le llaman enemigo.

24 marzo 2010

A, B, C y Vicente Sanz



A, B y C son tres mujeres muy preparadas. Seguramente como casi todas, sus madres, pertenecientes a una generación de mujeres condenadas al ostracismo, se afanaron en que sus hijas se prepararan para un mundo de hombres y ellas, quizás ahora arrepentidas, eligieron ser periodistas. Es un dato de sobra conocido que esta es una profesión saturada, asi que ejercerla en un medio público es una oportunidad única que una vez dentro, es díficil dejar. Eso debieron pensar A, B y C cuando conocieron a Vicente Sanz (foto, centro), en apariencia un jefe más que con el tiempo resultó no ser un cualquiera. En un principio Vicente era un tipo afable, preocupado por el bienestar de sus trabajadores, especialmente de ellas, pero pronto el lobo a medida que aumentaba su pulsión sexual, comenzó a enseñar la segunda piel.
Vicente Sanz era un hombre de poder, o al menos presumía de ello. No en vano llevaba 15 años ejerciendo en la televisión pública valenciana, desde el mismo momento que Zaplana accedió a la Generalitat y durante todo ese tiempo ha visto pasar a varios directores generales, sin que a él, número dos de casi todos, se le moviera un sólo pelo. "Todo esto es mio y aquí mando yo", alardeaba constantemente.
El poder, su "amistad con Francisco Camps" y los oscuros secretos que dicen, guardaba de los populares, se convirtieron en el escudo que le permitió abusar sexualmente de A, B y C, tres periodistas de la cadena. Les obligaba a mandarles fotos al móvil de sus partes íntimas y a intercambiar SMS y emails de contenido pornográfico. "Me duelen los huevos, ¿qué hago"; "la tengo dura, estoy chorreando". Cuando las imágenes y las palabras no fueron suficientes convocaba, cual caudillo feudal a sus sirvienteas para dar rienda suelta a su deprabación. Mientras que obligaba a las chicas desnudas a tocarse entre ellas, él se masturbaba y después les obligaba a limpiar el semen. "En una ocasión agarró a una de las mujeres de la cabeza para que le hiciera una felación" ha declarado A, B o C ante el juez.
Pese a las contantes amenazas profesionales y familiares que sufrieron las periodistas, un día hartas de las vejaciones decidieron grabar en video los abusos, esperando que fuera prueba suficiente para que sus jefes actuaran. Pero estos no llegaron ni a verlo. Cuando se pusieron en contacto con José López Járaba, en aquel momento y todavía Director General de la Radio Televisió Valenciana (RTVV), prometió devolver la llamada pero hasta hoy el teléfono no ha vuelto a sonar. También tocaron la puerta de Lola Johnson, por entonces Jefa de Informativos y esta vez si hubo llamada de vuelta. Poco después del encuentro el propio Vicente Sanz llamó a una de las periodistas para recrimanarle; "¿Por qué queréis hablar con Carmen Jhonson?". Como se enteró es algo que tendrá que explicar ante el juez la propia Johnson, acutal directora de Canal 9.
Ahora que Vicente Sanz ya no está en RTVV son muchos los trabajadores que confiesan haber estado al tanto de lo ocurrido, justificando el silencio con el miedo a perder el trabajo, aunque esto seguramente no es ningún consuelo para A, B y C, que siguen conviviendo con el miedo en un piso donde por seguridad viven juntas, cuya ubicación no conocen ni sus padres y donde han continuado recibiendo amenazas telefónicas hasta una semana antes del inicio del juicio.


Foto: elmundo.es

12 marzo 2010

Cuba, en el precipicio



La hipocresía planetaria, esa que condena al delincuente dependiendo de su pecunio y que dirige un grupo de instituciones autollamadas democráticas, ha centrado su obstinación moral en Cuba, porque la isla no tiene nada, salvo disidentes del agrado imperialista.
Al olor del cadáver de Zapata, los grandes parlamentos del mundo libre han cargado el verbo contra Cuba. El último buitre en sumarse al festín ha sido el siempre lejano Parlamento Europeo, que ha emitidio una resolución condenatoria exigiendo la libertad de los disidentes, que sorprende por su especial dureza, teniendo en cuenta la relación de amistad que el europarlamento mantiene con regímenes dictatoriales como China, Marruecos o Arabia Saudí. Aunque estos tienen dinero para suplir la falta de derechos.
La resolución supone la vuelta a la política opresora y aislacionista impulsada por Aznar y un revés para las intenciones del PSOE. Obligado a votar favorable a una resolución apoyada por amplia mayoría, el virage aznarista es una seria amenaza para las intenciones del que es el actual presidente de la Unión Europea, que pretende utilizar tan ilustre cargo para impulsar una política de diálogo con Cuba.
En el camino de un preceso de cambio necesario en la isla, que debe ser pacífico y ordenado, el gobierno socialista español está solo por ambos lados. Los unos, porque no pueden evitar meter las zarpas extranjeras y los otros, porque se sienten cómodos asentados en el aislacionismo. El gobierno cubano está desaprovechando la mejor oportunidad de su historia para evitar una situación límite tras la muerte de Fidel, que puede revertir en catastrófica para la continuidad de los ideales revolucionarios. Borracho de petróleo venezolano y a juzgar por las últimas declaraciones de Raúl Castro, también de verborrea, Cuba no está respondiendo a la relación de reciprocidad propuesta desde España, que no podrá soportar muchos muertos más. El trágico final para Guillermo Fariñas, nueva cara visible de la disidencia cubana, es inminente pero todavía evitable y su liberación, junto con el resto de los 27 disidentes enfermos, un sólido argumento para que España defienda en Estrasburgo.
El gobierno de Cuba se enfrenta a una disyuntiva que afecta al corazón mismo de la revolución. Tras cuarenta años de lucha contra el Golliat imperialista, ofreciendo una alternativa real al sistema capitalista, Cuba tiene que elegir entre ceder ante el enemigo o bien no hacer nada y esperar que los ideales revolucionarios perduren en un pueblo astiado que con el líder muerto, puede cansarse de luchar.
Por el bien de una revolución que algunos creemos será absuelta por la historia, libertad para Guillermo Fariñas y los 27 disidentes enfermos.

08 marzo 2010

El ex marido de Katherine Bigelow



Hay efemérides que un día, por innecesarias, nos parecerán tan estúpidas como el hecho de celebrar lo que en un futuro será simple rutina. Pero hoy, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora continua siendo un recordatorio necesario para una sociedad donde todavía muchos hombres se creen con la potestad casi exclusiva de llevar pantalones. Hoy es el día para congratularnos por el avance social más importante del siglo XX, pero después del brindis hay que seguir peleando por la equidad total de derechos entre hombres y mujeres, un horizonte cada vez más palpable pero aún lejano.
La realidad de los centros de enseñanza no se ve reflejada después en el mercado laboral. Por primera vez en nuestra historia las mujeres son mayoría en la universidad, pero su presencia en los centros de poder sigue siendo ínfima. Tan sólo el 15% de los cargos directivos en grandes empresas llevan falda y aunque en los puestos de menor rango existe la paridad, ellas siguen cobrando un 20% menos por el mismo trabajo que ellos. Para revertir esta situación es imprescindible la puesta en marcha de políticas efectivas en la materia, o lo que es lo mismo, lo diametralmente opuesto a la situación actual. Los gestos son necesarios, entre otras cosas porque en un país con más de 23 millones de mujeres seguro hay más de nueve preparadas para ser Minstras, pero este es un Gobierno que se pierde en la fachada rosa y deslumbrante de un Ministerio de Igualdad más hembrista que feminista. Los ciudadanos y ciudadanas, los miembros y las miembras y los os/as son simples políticas de parbulario tan gilipollas como las actitudes machistas que dicen, pretenden revertir. La lucha por la igualdad no puede, en ningún caso, justificar la discriminación, ni siquiera hacia la figura tradicionalmente discriminadora, porque Isabel Coixet no necesita por sus tetas de un trato privilegiado para las subvenciones. Porque Isabel Coixet, Iciar Bollaín y el resto de millones de mujeres trabajadoras que hoy celebran su día pueden sobradamente alcanzar los objetivos hasta hace poco reservado a los hombres, sin la necesidad de la "ayuda" del machismo más asqueroso, ese que confunde la igualdad con la protección innecesaria del mal llamado sexo débil.

Anoche, la casualidad quiso que uno de los acontecimientos sociales más importantes del año coincidiera con este día, y una mujer derribó otra barrera. Han sido necesarias 82 ediciones, pero como siempre más vale tarde que nunca, ayer una mujer se convertía en la primera directora oscarizada de la historia y el creador de "Titanic" y "Avatar" pasó a ser, por una noche, el ex marido de Katherine Bigelow.

Felicidades mamá, felicidades Ana.
Foto: Times

03 marzo 2010

Disidente o delincuente


En España, todo lo que sucede en Cuba tiene una especial repercusión, por los motivos evidentes ya conocidos y por la numerosa presencia de los autollamados "disidentes" cubanos, que con el apoyo de los sectores más duros de la derecha mediática española, han conseguido año tras año alzar la voz hasta el chillido. La prueba más reciente y más ruidosa ha sido la muerte de Orlando Zapata, uno de los autollamados, que decidió dejar de comer de forma voluntaria hasta perder la vida por una causa que, dependiendo de las circunstancias, puede ser noble o alta traición. Y esta última es la más habitual en Cuba.
Nadie sabe casi nada de Orlando Zapata, a nadie le importaba, ni siquiera a la mayoría de los que hoy todavía derraman lágrimas por él, porque Orlando no era un intelectual de renombre, era un don nadie que ha dejado un apatecible cadáver. A nadie le importaba porque cuando se habla de disidencia cubana no conviene escarbar demasiado. Es habitual y a la historia me remito desde Posada Carriles hasta José Basulto, pasando por Miami, encontrar a un señor de Washington "abatistado" en el fondo del hoyo. Y en el caso de Zapata no hay elementos objetivos que demuestran lo contrario. Lo único palpable es un largo historial delictivo que incluye asalto con arma blanca y exhibicionismo, que antes de disidente le convirtieron, como dijo Willy Toledo, en un "delincuente común". Pero Cuba es una dictadura y su justicia parte de ella y como tal injusta, dirán algunos, así que quizás Orlando era un verdadero disidente que perdió la vida por una causa noble y el Gobierno cubano debería "haber hecho algo más para salvarle", como también dijo Toledo, que además condenó de forma tajante el fallecimiento, aunque a nadie le importe al tratarse de un actorucho titiritero de mierda. Y es que para muchos de los que piden libertad, la libertad consiste en el derecho en cagarme en tu puta madre.
Pero bien es cierto que en Cuba no faltan causas nobles por las que luchar, porque en Cuba no existe la libertad "occidental", esa que otorga al ciudadano el derecho soberano de elegir a sus ladrones, y quizás Zapata era un idealista que creía posible la utopía de una Cuba libre, pero no puta. Sea como fuere, delincuente o disidente, su fallecimiento es responsabilidad de las autoridades cubanas, que han permitido el suicidio de una persona bajo su tutela y por tanto, su responsabilidad. Porque los presos son responsabilidad del Estado que decide privarles de su libertad y esto es válido para Zapata pero también para De Juana Chaos, al que muchos le deseaban con una sonrisa en la cara el mismo trágico final por el hoy derraman lágrimas cubanas.
Por el momento la muerte de Zapata sólo ha servido para que algún ilustre pseudointelectual cubano afincado en España, utilice la libertad que dice añorar en Cuba para responsabilizar a Zapatero de lo sucedido, pero seguro resultaría más efectivo secarse las lágrimas de cocodrilo y exigir al gobierno norteamericano el fin de una política opresora que dura ya más de cuarenta años y que posterga día tras día el sueño de una Cuba plenamente democrática.

01 marzo 2010

X



Hace unos días llegó a España el primer preso procedente de Guantánamo. Como siempre desde que el imperio echó a andar, el resto del mundo tiene que afanarse en limpiar lo que EE.UU se dedica a llenar de mierda, y aunque el uniforme de señorita de la limpieza irrita, el fin justifica la bajada de pantalones. Porque el fin es la libertad de un hombre que se ha pasado los últimos cuatro años en un campo de concentración por un delito del que nunca fue acusado y que además nunca cometió. Y todo ello con el silencio canalla de muchos, entre ellos el país que hoy se permite el derecho de "acogerle" con recelo. Mientras que por su seguridad, o eso dicen, no conocemos su identidad, sus verdugos pasean su obstinación por la universidad vomitando odio peineta al viento. Pero pueden estar tranquilos. La venganza era lo único que a X no le habían arrebatado a base de hostias, así que decidieron cambiárselo por algo mucho más preciado; dejar de recibirlas. La legislación que entre otras cosas permitió a Garzón amargar los últimos días de la infecta vida de Pinochet, va a ser modificada en su concepto de universalidad, para que X nunca tenga la osadía de denunciar a sus torturadores y evitar así una reprimenda parecida a la del caso de los dos soldados israelíes mata palestinos. Más que señorita de la limpieza, pornochacha.
Muy lejos queda todavía aquel idílico horizonte que Obama pintó por noviembre y aunque algunos desconfían de un imperio mentiroso por naturaleza, otros queremos ver en la excarcelación, un recuerdo de aquel paisaje primaveral que ojalá sólo sea el primer paso para el cierre definitivo de la cárcel naval de Guantánamo. Mientras tanto, X intentará rehacer su vida en un país que no le quiere, obligado a ocultar una identidad marcada por los errores de otros que le han convertido en extranjero en cualquier parte. Ojalá tenga suerte y España sea capaz de devolverle lo que un día en las Azores contribuyó a arrebatarle.

18 febrero 2010

Carnaval, libertad.

Aviso: post gaditano.

Los de más allá de Puerta Tierra seguro que han oído hablar de nuestro carnaval y su gran protagonista, el Concurso Oficial de Agrupaciones del Carnaval de Cádiz, o "eso de las chirigotas", como dicen ustedes. Durante cuatro semanas, las decenas de agrupaciones que participan en el concurso cantan sus verdades encima de las tablas del Gran Teatro Falla, o el templo de los ladrillos coloraos, como decimos nosotros. Verdades que duelen, porque el carnaval es (o era) crítica y la crítica tiene que doler. Hasta hace unos díás y desde que esta fiesta es libre, la norma popular sagrada conocida como "esto es carnaval", obligaba al criticado a tragar saliva y callar, pero como en estos tiempos lo popular importa un carajo, un grupo de policías locales han denunciado a una chirigota por "injurias y calumnias", en una letra y por, esto lo añado yo, los cojones de su placa. El supuesto delincuente J.M.S, alías "el Taca", vecino de Cádiz, Cádiz capital, cometió el delito cuando cantó un "fascista" muy cerca de un "polícia local" y al lado de un "mal educado". Y entonces Antonio Martínez Ares, el comentarista de prensa aka comparsista, dijo con guasa en Onda Cádiz; "y ahora que le pongan una multa". Tino Tovar se equicocaba. "Deja esa palco de prensa" ...y ¡hazte vidente Antonio!.
Como la libertad de unos no puede ser entendida sin la libertad de otros, el mismo derecho que permite al Taca cantar verdades, permite al Sindicato de la Policía Local de Cádiz interrumpir la práctica habitual de rascarse el cayetano y presentar una denuncia para costearse la próxima cena de navidad. Un "ingreso extra", en jerga policial. Ya le ha debido quedar claro al Aragón porque en Cádiz "la droga es tan barata".

El cuerpo del delito:

15 febrero 2010

La noche de nuestro cine



Declaro mis intenciones pacíficas con el gremio a pesar de tener la mitad de la cartelera mal grabada en el ordenador, con el sarpullido que la "mula" le provoca a más de un artista. Ayer fue la fiesta del cine con ñ y como no me apunto a los linchamientos mediáticos, ni haría pagar nunca a mil justos por diez pecadores, me sumé a la celebración desde el sofá por una de las mejores cosechas cinematográficas, después de años tragando vino peleón.
Aunque algunos decían que era cosa de yankees y la tardanza empezaba a darles la razón, al final parece que aquí también había talento. Al descubrimiento ha contribuido la jubilación de algún ilustre cineasta abonado al aburrimiento dramático de posguerra, pero de pelo blanco, con la inmunidad que las canas tienen en el cine, y el trabajo renovador de Alex de la Iglesia. Ayer, el presidente de la Academia empezaba el discurso exigiendo humildad a un colectivo amante de "mirarse el ombligo", transformando el tradicional mensaje autocomplaciente, tan del gusto de sus predecesores, en una arenga presidencial a propios y ajenos a la profesión, por un bien común, que debería ser el de nuestro cine.
Las buenas nuevas se extienden al maestro de ceremonias y es que Andreu Buenafuente consiguió despertarnos del aburrimiento general de estas cosas, con una gala sin la pomposidad de otros años, a base de comedia de cómico (muy en desuso) el estilo particular de El Terrat. Como dijo "la Sardá", "la clave es aparecer poco", y Buenafuente estuvo breve pero intenso, como casi todo lo bueno en la vida.
Y no me olvido por supuesto de los verdaderos protagonistas: los trabajadores del cine; desde el obrero hasta Penélope y Bardem, Mateo Gil, Amenábar, Lola Dueñas o Luis Tosar, personajes ayer convertidos en personas que nos han hecho comprender el amor imposible, sentir el aliento de "malamadre" en el cogote o pegar los abrazos rotos que Almodóvar y la Academia ya no tienen pendientes.
Un año de cine para el recuerdo que debería servir para acabar con los viejos fantasmas de una industria demasiado acostumbrada a buscar culpables ajenos a su propio fracaso, pero que ahora, con la cartera más llena que nunca, esperemos hayan comprendido que aquí la calidad también atrae espectadores. ¡Que viva el cine!.

Foto: ELPAÍS.com

11 febrero 2010

Vendetta



La madurez democrática de un país se demuestra en las actuaciones de los organismos que conforman la democracia. La intención de dar cobijo jurídico a la demanda presentada contra el juez Garzón por su atrevimiento con Franco, es una señal reveladora de una pubertad prolongada en la cuarentona España democrática, que puede ser difícil de entender en el presidente rotatorio de la Unión Europea. En los grandes países del continente, donde las dictaduras son estigmas del pasado ante los que sólo queda el rechazo, la decisión que previsiblemente sentará a Garzón en el banquillo de los acusados, puede, como ya advitiera su abogado, crear recelo entre los socios comunitarios que tienen mayor aprecio por la conocida polivalencia jurídica del magistrado. El despropósito, además, crea un peligroso precedente que aleja a futuros jueces de una causa de cuya buena resolución, algunos pensamos, depende la salud democrática del país. De nada sirve convocar elecciones cada cuatro años si aquellos que se erigen en salvaguardias del sistema utilizan el sistema para satisfacer los delirios totalitarios de los grandes enemigos de la democracia. Todo el clima que se ha generado en torno a la profesionalidad de Garzón es ya de por sí una victoria para el grupo de organizaciones ultraderechistas que impulsaron la denuncia por el atrevimiento de mentarles al papá y que además se han ganado unas cuantas portadas en un momento de crisis donde el discurso agresivo suena apatecible para una muchedumbre desesperada. Pero el verdadero triunfo es el de un sistema corrupto que se está cobrando su particular vendetta contra un hombre, que lejos de procesarle devoción, ha golpeado a partes iguales a las sanguijuelas del Estado, independientemente del color, ganándose con ello muchos y variopintos enemigos desde Génova hasta Euskal Herria que hoy brindan con champán.
Dentro de unas semanas, entre parado y parado, los informativos mostrarán al mundo la imagen de un juez de un país democrático siendo juzgado por investigar los crímenes de una dictadura y España estará ante su propio reflejo y ya sólo quedará arrepentirse.

Viñeta: Manuel Fontdevilla

09 febrero 2010

La crisis, cuestión de eduación



La crisis es culpa de los políticos y de los constructores y también de los banqueros, registradores de la propiedad, notarios y especuladores en general que vieron dentro del ladrillo dinero fácil hasta que la casa se les vino encima. Pero como los defectos siempre vienen de espalda, el populacho se cree con el derecho soberano de rajar de toda esa panda de cabrones a la que ellos, que le piden al pintor la cuenta sin factura, por supuesto no pertenecen.
Albert Einstein decía que la crisis es el momento para las oportunidades y como el boquete se ve profundo, gastar el tiempo en reflexionar lo propio resultaría más efectivo que malgastarlo en culpar lo ajeno. Somos un pueblo apático que se conforma en avanzar por inercia, siempre al rebufo de los demás y al que poco le importa quedar penúltimo porque siempre estará Portugal. El alumno de 50 años que se conforma con un cinco como si fuera un diez y que disfruta de su capacidad de gozar en la mediocridad como el cerdo más gordo del último lodazal. La crisis es económica porque el bolsillo nos duele más que el corazón, pero la verdadera crisis es la de una identidad personal carente de valores que se refleja inevitable en una forma de trabajar que nos relega a competir en desigualdad de condiciones. Los niveles de productividad de las empresas, es decir, la diferencia entre lo que ganan y lo que gastan, no es suficiente en un mercado donde las tres cuartas partes de la población mundial trabaja en condiciones de explotación, con el consiguiente ahorro en mano de obra, y la solución, lejos de EREs y prejubilaciones a los 40, pasa por una transformación en la mentalidad de trabajo que va desde el currito hasta el jefazo, a partes iguales. Una transformación que como cualquier otra tiene que nacer en las aulas, a través de la educación en la cultura del esfuerzo que permita superar las trabas que hoy nos impiden levantar cabeza.
España tiene uno de los peores regímenes laborales de la UE, con una jornada laboral superior a la media, la mitad de salario, de días festivos y también y sin embargo, de productividad, que países como Alemania, Francia o Reino Unido y aunque el cuadro es un reflejo del fracaso de las políticas neoliberales, algún gurú de esos que no vieron la crisis ni cuando la tuvieron delante, aconseja estos días trabajar más por menos. Los demás, claro.
Desde el plan A y hasta el Plan E, todos son analgésicos de efecto limitado para un enfermo crónico que necesita de hábitos de conducta saludable que impidan futuras recaídas, más allá del efecto temporal de los calmantes. Ahora que al menos en esta materia el clima política parece propicio, un pacto nacional para la educación se hace urgente en un país con una tasa de fracaso escolar superior al 30%, una de las más altas de la UE, reflejo de 12 leyes diferentes de eduación en apenas 30 años y una política raquítica en lo económico que pese a los esfuerzos de los últimos años, continúa siendo insfuciente para educar a los jóvenes de hoy que, sin variación en el rumbo, serán previsiblemente los parados del mañana.

Foto: Universidad Contemporánea

05 febrero 2010

Obama con Zapatero



31 enero 2010

El payaso lleva toga

Debió quedar contenta la señora presidenta cuando se enteró que sería ella la encargada de juzgar por enésima vez a Arnaldo Otegi. No hay mejor trampolín para la fama de mazo y toga que juzgar a un abertzale y Garzón estaría de acuerdo.
A Ángela Murillo, que así se llama su señoría, no le importa que el acusado beba "vino", a fin de cuentas ello no entiende "ni papa" y así todo queda en cocina. Lo más alarmante es que a Otegi se le juzga por unas manifestaciones que el tribunal no conoce, porque no tiene la traducción. Le acusan por tanto de un delito sin conocer el hecho delictivo. Si esto fuera un país serio, Otegi sería absuelto de forma inmediata y la jueza sancionada. Pero esto es España y aquí los payasos imparten justicia.



27 enero 2010

La generación estafada

Para los sociólogos somos una generación especialmente atractiva. Tras cuarenta años de dictadura donde el inmovilismo limitaba la evolución de las estructuras sociales, la llegada de la democracia ponía sus esperanzas en una nueva generación nacida libre de las ataduras del pensamiento único. Motivados por el complejo lógico del novato, España emprendió a toda marcha una ardua carrera con la meta puesta en los veteranos de la democracia, las grandes potencias europeas que presumían de prosperidad social. Los que tuvimos la suerte de nacer en democracia, teníamos por tanto la responsabilidad de justificar su valía y convertir a los españolitos en respetados ciudadanos europeos. Y en el empeño nos hemos dejado los codos.
Somos una generación marcada por el "estudia hijo" que nuestras madres, la mayoría amas de casa conocedoras de los inconvenientes de la abstinencia escolar, se afanaban en repetirnos una y otra vez al compás de una clase política que en los 80 ponía su empeño en modernizar un sistema educativo obsoleto. Ahora queríamos relacionarnos con nuestros vecinos, asi que el idioma de los hippies pasó a ser la lengua de Shakespeare y para las madres aprender inglés, en un elemento tan importante como el vaso de leche en el desayuno. A los 18 años terminamos el COU y llegó el momento de elegir carrera. Aunque algunos lo negarán, en aquellos años la universidad era prácticamente una obligación impuesta por unas familias donde en muchos casos el instituto había sido históricamente el techo de la estirpe. Así que fuimos a la facultad, donde ya no se estudiaba, ahora nos preparaban para el acceso a un mercado laboral que nuestros políticos, hinchados de orgullo inmobiliario, nos prometían abundante. Tras cinco años cargando libros, alguna que otra fiesta y hablando malamente inglés, encontrar un trabajo ya no era tan accesible, pero para nuestra tranquilidad y el bolsillo de nuestros papás, un master o un curso de postgrado allanaban el camino.

Hoy algunos tienen 24, otros 26 y muchos ya no cumplen los 30, pero todos tenemos en común un currículum de más de una página que sólo sirve como elemento decorativo en las oficinas del INEM. El esfuerzo de la generación más preparada se paga, en el mejor de los casos, a 1000 euros al mes y muchos nos empezamos a preguntar si poner tierra de por medio sea quizás la única solución para encontrar recompensa más justa.

18 enero 2010

Haití; ensayo sobre la ceguera



Hace seis días la naturaleza, que no entiende de clases, se alzó furiosa contra los más débiles. Y el suelo se abrió bajo los pies y de repente se hizo la oscuridad. Los cuerpos que la tierra devuelve sin vida, se amontonan en las calles junto a los heridos moribundos, que se ven obligados a compartir con la muerte sus últimos instantes de vida. Los que han logrado sobrevivir gritan y lloran, y corren de un lado a otro buscando a alguien que no encuentran. Una mano extendida, una voz que les susurre; "por aquí", pero todo es oscuridad.
El tamaño de la catástrofe de Haití ha sido proporcional a la cadena solidaria que ha unido a personas y gobiernos de toda condición, pero, y pese a lo importante de lo recaudado, el reparto de la ayuda no está llegando a sus verdaderos destinatarios. En parte porque las infraestructuras, devastadas, impiden el acceso y en parte porque las cosas de palacio, cuando no benefician a la corte, siempre van despacio. Así que a los haitianos solos les queda correr, gritar y llorar. Pero ya llevan seis días de marcha y el hambre y la sed empiezan a hacer estragos. Cuando le arrebatas a un hombre todo lo que se le supone intrínseco, le despojas también de la razón y es entonces cuando el instinto animal más básico, el de la supervivencia a toda costa, pasa a dominar el comportamiento. La poca comida que aún queda en Puerto Príncipe está siendo saqueada por una muchedumbre hambrienta, que no duda en blandir un cuchillo hasta la muerte por un trozo de pan. La ley de la selva, donde el fuerte vive a costa del débil. Decenas de personas armadas y hambrientas, apuntando a la cabeza a otras decenas de personas tan hambrientas como ellos pero que no tienen la suerte de llevar una pistola en el infierno.
Como si del ensayo de Saramago se tratara, una epidemia de ceguera se apodera de Haití y los pocos afortunados que todavía pueden ver, prefieren asesinar a los invidentes por miedo al contagio. Cuestión de supervivencia, supongo.

Foto: Fillin.com

05 enero 2010

El derecho a la vida de la iglesia católica


Foto: Público.es


Javier Martínez, Arzobispo de Granada:

"Los crímenes nazis no eran tan repugnantes como los que permite la ley del aborto. La mujer que aborta, mata a un niño indefenso y por tanto, da la licencia absoluta a los varones, sin límites, de abusar del cuerpo de la mujer".



04 enero 2010

"Cuando despierte el gigante, el mundo temblará"



China es, probablemente, el mayor exponente del triunfo de un régimen totalitario. El sistema educativo es en realidad una herramienta de adoctrinamiento de las masas en favor de los intereses del Estado -pequeña casta dominante-, por encima de los individuales, incluídos los derechos más básicos intrínsecos a las personas. El sistema es tan perfecto que ya no necesita de aulas para ser inculcado, y es que el fanatismo patriótico chino se ha convertido en una cuestión genética donde la colectividad es prácticamente un deber moral, impuesto por cada uno.
Así las cosas, el control del Estado sobre sus ciudadanos es total, también entre los emigrantes, que lejos de cautivarse por el idílico occidente, exportan unos métodos de trabajo ante los que los Estados receptores se muestran impotentes, porque la explotación voluntaria no es delito y porque enturbiar lo más mínimo las relaciones con el gigante asiático, es hoy día inviable para la economía de cualquier país.

Hace siglos, Napoleón ya advertía de la conveniencia de postergar el letargo chino lo máximo posible, y ahora que el gigante ya está despierto, aquella predicción empieza a ser una realidad tangible, en su forma más apocalíptica.
Como otros muchos sistemas totalitarios a lo largo de la historia, el chino, ha utilizado el comunismo como tapadera de las miserias propias de la opresión. China viola los derechos humanos de forma sistemática, fusilando, torturando y encarcelando a los pocos grupos opositores que se atreven a contradecir en lo más mínimo la voluntad única del partido. Y tolo lo hacen sin esconderse, de cara a la opinión pública, con el descaro del que se sabe el principal banco del mundo, que además ahora se ha apuntado al capitalismo, transformando a los antiguos enemigos en socios de privilegio, que con la boca pequeña protestan por las violaciones y con la mano abierta recogen el dinero.

Libertad para Liu Xiaobo, Hu Jia y el resto de presos políticos encarcelados en China.

Foto: Ayuda al Tibet

01 enero 2010

El discurso de un veterano de la guerra de Irak